jueves, 24 de mayo de 2018

De piedras y otras "lerias".


Zapatos en las piedras

"Si usted tiene una piedra en su zapato, no teorice sobre ella, ni pida explicaciones, no vaya a terapia a "trabajar en su piedra" , no necesita un experto, 
ni un coach, 
ni un terapeuta. 
Ni reclame a sus padres, ni otra persona por su piedra.

 Si usted tiene una piedra en el zapato, deje de hablar de ella, deténgase, 
quítese la piedra, 
y siga con su vida
y no lastime a nadie en el camino, 
es su pie, es su piedra, y es su zapato".


lunes, 29 de enero de 2018

Lo que ha sido




Todos los hombres tienen un cáncer que los roe, un excremento diario, un mal a plazo fijo: su insatisfacción; el punto de choque entre su ser real, esquelético, y la infinita complejidad de la vida. Y todos, tarde o temprano, lo advierten.

En cada uno habrá que indagar, imaginar, el lento advertirlo o el fulmíneo intuir.

Casi todos -parece- rastrean en la infancia los signos del horror adulto. Indagar en este vivero de descubrimientos retrospectivos, de pavores, en este angustioso hallarse prefigurados en gestos y palabras irreparables de la infancia. Las Florecillas del Diablo.

Contemplar sin tregua este horror: lo que ha sido, será.


Cesare Pavese




jueves, 28 de diciembre de 2017

De suspiros y respiros





La principal función del suspiro,
 es llevar oxígeno a los recuerdos mas profundos.
@soloporjoder




FELIZ 2018
Os deseo aire limpio (y gratuito) a todos.
:-)

lunes, 13 de noviembre de 2017

De revoluciones.



“O se hace la revolución o se hace el ridículo

Manuel Jabois.





El poeta municipal
discute con el poeta provincial
cuál de ellos es capaz de vencer al poeta
federal.

Mientras tanto el poeta federal
se saca oro de la nariz.



Carlos Drumond de Andrade

viernes, 22 de septiembre de 2017

Un día





Un día el mundo se quedó en silencio;
los árboles, arriba, eran hondos y majestuosos
y nosotros sentíamos bajo nuestra piel
el movimiento de la tierra.

Tus manos fueron suaves en las mías
y yo sentí la gravedad y la luz
y que vivías en mi corazón.

Todo era verdad bajo los árboles,
todo era verdad. Yo comprendía
todas las cosas
como se comprende
un fruto con la boca, una luz con los ojos.





"Existían tus manos". Antonio Gamoneda




SYNGA- Lágrimas negras