sábado, 14 de mayo de 2011

cartas

“Como no tengo tiempo de escribir una carta corta te escribo una larga”.
Mark Twain.




Mis cartas

 [... ]
...si ahora te escribo y aunque te parezca raro no tengo causa determinada ni concreta; simplemente, si ello vale de causa, me gustaría volver a oírte aunque sea a través del papel, que en sí no es gran cosa,  pero puede adquirir una importancia extraordinaria a veces.

En realidad sigo siendo yo, pero un poco más modelada (comprendo sin querer a la materia prima de Aristóteles y la forma) por haber adquirido la costumbre de dormirme, y siempre despertar de nuevo. Mientras lo siga haciendo podrá decirse que de alguna forma, todavía estoy aquí y con más ganas de estorbar que nunca.

[...]

Imagínate un salón lleno de espectadores a los cuales se les va a ofrecer una obra de teatro. Pues bien, comienza la obra con un buen prólogo y de repente ofrecen el último acto unido a dicho prólogo. ¿Tendría sentido? ¿Sería aceptable? ¿Se sacaría algo de ello?, no sé, yo personalmente creo que no porque ya he tenido la oportunidad de comprobarlo. 
Algo así me pasó a mí en la propia realidad. Me encontré de frente con un tío que estaba cansado de vivir (como yo le dije: Perdóname la impertinencia pero es culpa tuya) y pretendía ver en mí un tipo de experiencia a todos los niveles que todavía no tengo.
 Resultado =cacao mental en grado mayor y toque de retirada ante el ataque por la retaguardia.
 Consecuencias: Humillación por su parte y por mi parte solo una cosa: Es imposible decidir tu vida y vivirla en cinco minutos. 
No sé si habrás entendido todo este tinglado pero al fin y al cabo no te pierdes gran cosa y sinceramente no creo que te importe demasiado (SINCERIDAD: Milenaria costumbre adquirida por la raza humana, y olvidada ya hace tiempos inmemoriales pero que alguna especie poco corriente de la raza podría practicar a ratos. para ellos va mi saludo y mi más cordial y "sincera" enhorabuena. Creo que, si quieres que te diga, el practicarla a ratos te hace sentir mucho mejor).

Vale, chata! creo que ya han transcurrido los quince minutos mejor aprovechados del día de hoy.

Te ha hecho pasar un rato:

Elena.



Elena y yo  fuimos compañeras en el instituto.
Una vez que lo abandonamos nos escribimos durante un tiempo.
 Teníamos 19 años.







48 comentarios:

Curiyú dijo...

Qué bellas son las cartas. Ponerse a escribir, los resultados suelen ser placenteros. Recibir una carta es un regalo, una gracia, y más, cuando es de alguien que se va borroneando en la memoria. Un abrazo,

emmagunst dijo...

Para tener 19 años Elena escribía muy bien!!! Y vos una amigaza de esas!!! que guarda y atesora las palabras. Dicene que no hay que deshacerse de las cartas de amor y amistad. Son caricias para el alma. Te felicito y te dejo un abrazo.

(justo ayer por la tarde le pedí a una amiga que me escriba unas líneas, creo que tendría que haber empezado a hacerlo yo.)

BESO

Blue dijo...

Curiyú, pues claro que es un regalo preciado. Algo debí suponer en su día porque las guardé absolutamente todas.
Besos.

Emma, sí, ja, ja, escribía bien...y eran unas cartas interminables de cinco o seis hojas completas.
Siempre me acompañaron mucho las cartas. Hoy me sorprenden, e incluso me cuentan cosas de mí misma que ya no recordaba!!!
;-)
A ver si esa amiga te escribe.
Abrazos.

Carmela dijo...

A mí también me encatan las cartas (en papel ya mano) Recibirlas y mándarlas. Y también las guardo.
Tengo cartas que me han dado las mayores alerías que recuerdo y otras las más terrible, pero que han significado un antes y un después en mi vida y por eso también las guardo.
Creo que una carta escrita a mano, es algo muy personal que te invita a volcar parte de una misma con mucha mayor fuerza que una carta por ordenador.
También gusrdo las cartas no enviadas, ¿quién sabe, no?
Bicos Blue.

India dijo...

¿De verdad es una foto de las cartas que conservas?... yo también las tengo todas... un amigo se curraba unos sobres geniales, los hacía con las tarjetas publicitarias de las Fiestas de la Universidad donde estaba...
Entre las mías enviadas y las no... deberían condenarme por responsable de la deforestación del planeta...
Achuchones!

El Mar no Cesa dijo...

Wow Lady! es una de las cosas mas bonitas que he leido en la blogsfera, de verdad. Me he emocionado cual colega vuestra leyendo ese final, y la edad...
Quien dijo que no todo sigue vigente (eso de la sinceridad, vamos, estara asi el resto de la vida).
Me quedo con "Resultado =cacao mental en grado mayor y toque de retirada ante el ataque por la retaguardia."
JAJAJAJAJAAJAJAJAJ, eso si es expresarse claramente!!

Un abrazo feitiña, y gracias por el rato y la carta larga ;-)
Mar.

mariajesusparadela dijo...

Siempre me encantó recibir cartas (mucho más que escribirlas) y aún hoy, debo ser una de las pocas personas que no recibe solamente propaganda y facturas.
Escríbele de nuevo, seguro que le encanta.

Blue dijo...

Carmela, que raro se me hace eso de las cartas no enviadas...
;-)
Besos.

India, sí, son mis cartas. Ya ves que amarillean, ja, ja. ¿Así que tú también tienes cartas no enviadas? ¿Será cosa de gaditanas, ja, ja?
Achuchones!!!

Gracias, Mar, ja, ja, teníamos la misma edad pero ella era mucho más madura que yo. Y claro que existen personas sinceras, ya ves que te mandó un saludo.
La carta es mucho más larga de lo que puse aquí.
;-)
Bicos, feitiña.

Mariajesús, imposible escribirle (aunque me gustaría) porque solo tengo su nombre y su primer apellido. No me quedé con ningún otro dato más (No ponía remite ;-)

Bicos.

Maia dijo...

Ahhh, las cartas...me encanta esta carta y me sorprendió ver que era de una amiga tuya. Esperaba ver el nombre de algún escritor famoso, tonto prejuicio supongo. Y me encanta la letra que elegiste para traerla aquí (el font es decir). Y la frase de Mark es un poema. También me gusta que no hayas puesto música, no hacía falta.

Extraño recibir las cartas de mi primo, ahora son mails, no es lo mismo. Son parecidas a ésta, cada una un tesoro.

Un abrazo de mi parte a Elena y otro para vos.

P.D: me gustaría saber qué le respondiste...;)

Blue dijo...

Maia, bufff, es que no me apetecía en este caso poner la letra recta de blogger, así que escribí en otro lado y copipegué, ja, ja.
Ya me extrañaba que nadie dijera nada de la música, pero no se la puse a propósito. ;-)
También me gustaría saber que respondí, pero...hace taaaaanto tiempo!!!
Claro que el mail no es igual.
Moitos bicos.

fiorella dijo...

Tu post me trae muchos recuerdos. Años escribiendome cartas,como mucha gente de diferentes culturas e idiomas. También con gente cercana. Nada como el papel y el correo de siempre, es más cálido,tiene un que se yo. Me encantó tu amiga Elena y por su intermedio también me dice como eras vos, y seguro que ahora mejor.Un beso

Maia dijo...

Fiore, no lo había pensado pero tenés razón...ahora me pongo a pensar en cómo era Blue a los 19 y ¡me encanta lo que veo! uauuu, alucino. Si las cartas eran así las charlas contigo deben haber sido un viaje !!

Frankie dijo...

Debe de hacer eones que no pasa por mis manos ninguna carta manuscrita. Ahora, con los SMS y con los emails ¡cartas! ja, es como si mencionaras los papiros egipcios.

El propio hecho de escribirlas a mano ya condicionaba un poquito. Como que paladeabas más lo que escribías. Y quizá escribías más lo que realmente sentías, no sé.

Esa carta es una voz del pasado, de tu pasado, Blue. Todo un detallazo compartirla con tus amigos en la distancia.

Y ahora, muestra la que te mandó Mick Jagger...

Besos.

Genín dijo...

Siempre que se habla del tema de las cartas, no puedo menos de recordar mi epoca del internado en aquel cole de Lecaroz, en el Pirineo Navarro, no odiamos recibir cartas de niñas, así que ella se las daba al mejor amigo de turno y este las cortaba en tiritas numeradas, compraba sobres de aquellos que tenian forro y me las hacia llegar.
También utlizabamos la técnica del nombre masculino para ella, pero era peligroso, durante bastante tiempo me estuvieron investigando convencidos de que era mariquita...jajaja
Como anécdota: Con los años el tío este me quitó a la novia...jajaja
Salud y besitos

Cheli dijo...

Que lindo recuerdo, y verdades como un templo, en cuanto a la sinceridad, a la vida en si misma.
Es verdad que hoy nos comunicamos mucho mas fluidamente, pero la emocion de una carta en papel y escrita de puño y letra, y poder guardarla, eso no se paga con nada.

Maia dijo...

Cheli, si es que vos y yo nos acordamos después dónde las guardamos !!!

emmagunst dijo...

No tires las cartas de amor


Ellas no te abandonarán.
El tiempo pasará, se borrará el deseo
-esa flecha de sombra-
y los sensuales rostros, bellos e inteligentes,
se ocultarán en ti, al fondo de un espejo.
Transcurrirán los años. Te cansarás de libros.
Descenderás aún más
y perderás, también, la poesía.
El ruido de ciudad en los cristales
acabará por ser tu única música,
y las cartas de amor que hayas guardado
serán tu última literatura.

Traducción del catalán del propio autor.

(Joan Margarit. Aguafuertes. Renacimiento.1998)

India dijo...

Te recuerdo que yo no soy gaditana, conste.

India dijo...

Pues además de no enviadas, no tenía ni dirección de envío, con eso te lo digo todo... ya ves

Blue dijo...

Fiorella, es que en nuestra época el carteo en muchos casos era imprescindible. Cada vez que encontraba una carta en el buzón sentía una emoción enorme. Y es verdad que al leerlas hay un efecto rebote y te imaginas al que está al otro lado, pero claro, éramos jóvenes y divinas, ja, ja.
Besos.

Maia, estábamos locas, este es el resultado de muchas tardes de charla las dos solas. La verdad es que era la persona más opuesta a mí, en todo, incluso en la manera de vestir. Curioso ¿Verdad?.

Frankie, tengo todo guardadito en una bolsa de tela que hice yo misma, ja, ja. Y no solo escribía sino que las llenaba de dibujitos....bueno esa perversión todavía me la puedo permitir en ciertos blogs, ja, ja.
No sabes que tardes más chulas me pasé leyéndolas. Habrá maaaaaas, ja, ja.
Mick Jagger no me mandó nada porque nunca le escribí ;-).
¿Te acuerdas del ballet Zoom? Pues a su rubito coreógrafo, Giorgio Aresu le mandamos una carta una amiga y yo, ja, ja...en EGB, y nos contestó (nos citó) en el Hola, ja, ja. Fue tremendo!!!!
Besos...sellados queda bien ¿No?,ja, ja.

Genín, aaay, que los internados creo que dan para un par de novelas. En tiritas...no puede seeeer...
¿Así que el cartero...?¡Que vaina!, ja, ja....eso creo que también está escrito en más de una novela...
Me encantó tu historia. gracias.
Besitos y salud!!!

Blue dijo...

Cheli, lo de hoy es diferente, pero también tiene su interés ¿Acaso no estamos bien en los blogs, ja, ja? No hay intimidad, pero hay emoción y otras cosas nada despreciables.
Besos.

Maia, "Ordem e progresso".
;-)

Gracias,Emma,... "serán tu última literatura". Me encanta.
Y no tiré nada.
;-)

India, lo sabía, lo sabía, lo pensé cuando lo escribí, ja, ja.
India, pero si no tenías ni dirección, entonces era literatura ¿No?¿También las tiraste?...snif...

fiorella dijo...

Sigo leyendo y me sigue encantando. Lo que cuenta Genín,increíble, no?El poema de Emma, los sobres de India y leyendolo me acordé de Lena y Agar de Maia.

India dijo...

Entonces ha sido nocturnidad y alevosía... con que esas tenemos... jejejeje

Blue dijo...

Fiorella, es verdad, nos vamos a poner nostálgicas, ja, ja.

India, no paraba de pensar en la extremeña mientras lo escribí, ja, ja.

fiorella dijo...

jajajaja, un poquito nomás. India es una gaditana de Extremadura o una extremeña de Cádiz?:))

India dijo...

jejejejjee

Blue dijo...

Shhhh...es de otro planeta, Fiorella.

fiorella dijo...

Achuchones montevideanos,que supongo que son como los tuyos,jajajaja. Despúes que dije pensé: espero que lo tome a broma...es que las extemeñas cuando se enojan, se enojan,no?jajajajajaja.

fiorella dijo...

Ay Blue, me lo intuía, me había parecido verla por la esquina de este otro planeta. Somos varios,eh?.Qué estamos haciendo en este planeta entonces?,jajajajaja

Blue dijo...

Silbamos y disimulamos, ja, ja.

fiorella dijo...

Somos unas genias,que bien disimulamos,eh?.jajajaja

Blue dijo...

Hay que adaptarse para no sufrir, ja, ja.
;-)

:Isza: dijo...

Es buenisimaa!! con 19 escribia asi!!por dios!!jeje!!

Un beso!

David dijo...

Pero esto es una correspondencia privada (me he sentido "casi" como cuando me tragué el de Un placer fugaz de Capote...)
¿Qué fue de Elena? Sí. Sólo tienes su nombre y primer apellido, pero algo más sabrías antes de perderle el rastro.
Un saludito.

Blue dijo...

Isza, eran otros tiempos, ja, ja. Nuestras energías se concentraban en tres o cuatro cosas.
Besos.

David, bueno, he quitado algunas cosillas de la carta que tenían que ver con los estudios o cosas que creía que no tendrían interés si no conoces a la persona que escribe.
Pues no sé nada. Cada una fuimos a estudiar a una ciudad diferente, las cartas se fueron espaciando cada vez más...y ya está.
Cuando le escribía tenía su dirección pero como en las cartas no aparece, ya no tengo ni eso.
Y lo mismo me ha pasado con otros. Al no vivir en la misma ciudad les acabas perdiendo la pista.
Un abrazo.

Wendy dijo...

Recuerdo cuando llegaba a casa corriendo porque esperaba alguna carta, en invierno me escribía con los amigos de verano y a la inversa.
En las cartas había palabras que contaban noticias, expresaban sentimientos e incluso no faltaban dibujos, croquis o ..vete a saber.
Usaba pluma y papel de tela en diversos colores según el destinatario.
Aún conservo algunas.
Eran momentos que se saboreaban, estaban llenos de cómplice intimidad.

Bicos.

Cheli dijo...

Maia, tal cual! y no te creas que es broma! jajaja!

Blue, porsupuesto, una cosa no quita la otra, esto tampoco tiene precio, estoy hecha una adicta!

David dijo...

¡Qué pena!

Blue dijo...

Wendy, aaay, yo también tengo de esas, de los amigos de verano.
Veo que eras muy refinada, ja, ja...las mías con Bic.
Bicos.

Cheli, esto también tiene muchos encantos!!!

David, en el momento que va ocurriendo te parece normal, claro, pierdes unas relaciones al mismo tiempo que vas ganando otras. Ahora da pena, pero..."É o que hai".
;-)

Wendy dijo...

A la fuerza ahorcan, Blue, en el cole era obligatorio escribir con pluma.
Besos.

El Drac dijo...

Qué bella amistad, es de envidiarse de veras y ¿por qué sera que los hopmbres no tenemos una amistad así??? Me lo imagino en mí y realmente me sentiría RARO. en fin, cosas de las lindas mujeres. Un gran abrazo

India dijo...

¿Mosquearme, Fio? jijijijiji anda ya!
Estuve todo el día fuera, sorry.
Achuchones (es un saludo en clave del planeta achunovis jaaaajajajja)

marcela dijo...

Fui mucho de cartas, y las guardaba pero hace poco las tiré. Pensé que ya no me recordaban el momento en el que leerlas una y otra vez era uno d elos mayores placeres. Me sonaban tan lejanas que casi no reconpcía que me las habían enviado.
El placer de las cartas, ahora espero algunos mails y los siento tan rápidos y cercanos que no siendo tan elaborados me resultan más ciertos.
Tu amiga era una mujer que sabía lo que decía y lo ponía con precisisón.
Un beso Blue.
Varios comentarios se me han borrado y no sé en qué lugar andarán.

Blue dijo...

Wendy, solo falta que me digas que también os obligaban al pololo, ja, ja.
Aaay, los buenos colegios...
;-)

Drac, curioso. Resulta que yo pienso lo contrario y siempre creo que la amistad entre hombres es más verdadera...¿?
Un abrazo.

India, si tú ya no sabes ni de donde eres, ja, ja.

Marcela, aaay, se ve que no te arrepentiste. Yo no sería capaz.
Los mails...claro, ganan en rapidez, en frescura y mil cosas más. ¿Quién sabe?, a lo mejor no añoramos las cartas sino lo jóvenes que éramos cuando las escribíamos...
Elena era tremenda: precisión y decisión, ja, ja.
Besos, Marcela.
(Aquí no se borraron comentarios porque me llegan todos al mail ;-)

Wendy dijo...

jajjaja Blue, lo cierto es que si, formaban parte del uniforme de gimnásia :S

Blue dijo...

Aaaah, entonces lo tuyo es pura nostalgia, ja, ja.
;-)

Gata sin más. dijo...

Ciertamente es complicado escribir una carta corta. Es más fácil escribir una laaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga.
Y ciertamente esa Elena escribía (y pensaba) muy bien.
Ay, me han entrado ganas de buscar la caja mía de cartas de hace...¡buf! ¿17 años?. Mi favorita es una que recibí en 1994. Joder, parezco una abuela Cebolleta.
Qué original eres Blue; una de las cosas por las que me gustas tanto.
Biquiños revolusionarios.

Blue dijo...

Gata, qué pondría en esa carta que tanto la recuerdas. ;-)
Para abuelita cebolleta yo ¿Te has fijado que amarillentas están mis cartas?
Bicos acampados al sol.