martes, 4 de junio de 2013

De piedras, humanos y otros fallos




                                            

Un ser humano es un combinado de egoísmo,
sufrimiento y necedad. No conmueve a nadie.
Una piedra no conmueve a nadie. La belleza
es un accidente banal y presupone la muerte;
muchas veces se rodea de estupidez, y si nos habla,
llega a asustar. La inteligencia, refrescante
como una ducha, sabe bien, en Verano; pero ahora,
que es Invierno toda la vida, ¿qué lugar atribuir
a la inteligencia? El de criada de servir en los aposentos
de la ganancia. No conmueve, es evidente, a nadie,
La bondad, sí, conmueve. No es fácil,
así, encontrar algo a lo que podamos amar. Yo
lo he buscado, y juro que no sé qué hacer:
todo me parece, hasta la música, producto de un fallo.
Voy por esas calles sin rumbo y no consigo conocer
a alguien que me convenza de  que otra podría ser
la vida. Todo se muestra sobre espejos deformantes,
todo arde en una extraña aceptación. Francamente,
no consigo entender. Me gustaría tanto, pero tanto,
que alguien me demostrase que no tengo razón.


"Morangos silvestes- Ingmar Bergman (1957)". José Miguel Silva. 


Willy Verginer



31 comentarios:

Genín dijo...

No hay que buscar nada,las cosas llegan a uno con naturalidad, en cualquier momento, el amor y el desamor también, un día me di cuenta que estaba casado, 17 años después, estaba divorciado, no me lo podía creer, y así sigo... :))
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Yo vi un día una película llamada "el rincón de las fresas salvajes"...

No creo que nadie tenga que convencer a nadie: cada uno ha de llegar a sus conclusiones. Y cuando ya esté seguro, cambiarlas.

Blue dijo...

Genin, sigues...¿sin podértelo creer?, jaja.
No, no, ya te entendí.
Besos y salud.

Mariajesús,la película de Bergman que da título al poema no la ví, así que no sé que relación guarda con él, y la que tú dices, tampoco.
Con la última frase, no sé, no me convenciste, jaja.
Besos.

Il Gatopando dijo...

Sí, la película de Bergman se estrenó con el título de "Fresas salvajes". Me ha llamado la atención el empleo de la expresión "Morangos silvestres". No sé si es un juego de palabras o es la traducción que hicieron del título de la película en algún país latinoamericano.

Las esculturas me recuerdan a las de Julián Muñoz.

Y en cuanto a las reflexiones de Bergman, nunca está de más recuperar la perspectiva acerca de nuestra inanidad. El problema es que quienes más necesitarían leerlas y reflexionar sobre ellas nunca lo harán porque "Bergman" les suena a fondo de inversión noruego.

Saludos.

Vera Eikon dijo...

La vida misma es ese accidente banal que presupone la muerte. La belleza es la aceptación. El hombre, la desazón ante esto...la pregunta. Bico, Blue.

Darío dijo...

Estoy con Meryjisus. Nadie tiene que convencer a nadie. Es necesario llegar al punto donde las cosas (piedra u hombre) llegan a conmover. Pero no voy a convencer porque diga que algunas piedras me conmueven.
Un abrazo.

Blue dijo...

Gatopando, aunque no lo parezca por el nombre, el autor es portugués y el poema original también. Lo traduje a mi manera y espero que medio bien.
Sí, la primera foto recuerda a una de Muñoz delante de un espejo ¿no?
Tu reflexión, muy atinada, como siempre.
Un saludo.

Vera, dúbidas...
;-)
Bicos.

Darío, bien, bien, pues te creo. Y seguro que a más de una piedra has derretido.
;-)
Un abrazo.

Maia L.B. dijo...

Pobre Ingmar.
Y tú qué piedra eres? ¿Un lapiz lasuli? ¿Se escribe así el nombre de esa hermosa piedra azul?
En serio, pobre hombre.
Besos

Maia L.B. dijo...

Pobre Ingmar.
Y tú qué piedra eres? ¿Un lapiz lasuli? ¿Se escribe así el nombre de esa hermosa piedra azul?
En serio, pobre hombre.
Besos

Blue dijo...

Maia, lapislázuli, pero seguro que se escribe de varias formas.
¿Yo?, cartón-piedra y del de mala calidad, jaja.
;-)
Besos.

Carmela dijo...

Pero que negativo, no?, pues no señor nadie te va a convencer, si se necesita eso es que no se sabe vivir la vida. Hay de todo y el balance depende de nosotros, al menos eso creo yo....y las piedrecitas, son hermosas, no??
Besos Blue

Blue dijo...

Jajaja, Carmela, la verdad es que cuando hice esta entrada me acordé de tus piedras hermosas.
Besos.

Carmela dijo...

jajajaj es que no vio la entrada, jajajajaja
Besos

Blue dijo...

O no fue a la playa, jaja.

Carmela dijo...

uyy la playa, jajajaj, eso sería un fallo que no cometería jajajajaj, bueno no quiero meterme con el texto, pero es que se pasó, ;))

Blue dijo...

No es un texto filosófico, Carmela. Supongo que como poema no es más que la expresión de un estado de ánimo, y eso quiere decir que al día siguiente ya se puede decir lo contrario y aquí no pasó nada, jaja.
;-)

Carmela dijo...

Si, es cierto.....voy a cenar, ejem.....jajajaja
Besos

Blue dijo...

Cena, cena, jaja.
Boas noites.
;-)

Frankie dijo...

Es fácil deducir que Silva sufrió el aplastamiento de los dedos cuando calzaba sandalias. Ser pisado cuando las llevas es una absoluta ignominia y produce indefensión y desconfianza en la humanidad. Cuan mejor no habría hecho llevando taconazos, dioss...

Besos descalzo (pero a salvo, jaja)

Frankie dijo...

¿La solución para José Miguel Silva? Unas buenas...botas, jajaja.

Yeka dijo...

A mi nadie me ha convencido de nada, pero te aseguro que lo que venga podría ser mejor si no le diéramos tanto crédito a las malas cosas y a la mala gente.
Abrazo!

Gata Chopada dijo...

Estaba leyendo lo del Jose Miguel Silva este y pensba "ay, a este que no me lo prsente nadie nunca jamás, que es de los que te absorben la energía" Mira, me da tanta pereza que ni a buscarlo al interné voy, no vaya a ser que todavía esté vivo.
"Fresas salvajes" sí la vi, pero no la recuerdo.
Me encantan los cuadros esos de los familiares de Lot coloreados.
Besuchones,,,

Blue dijo...

Frankie, no sé qué pasa que sin llevar gafas de esas 3D te entiendo todo. Eso sí, si alguien me pregunta diré que no estás loco y todo está en orden, jaja.
Y mira, casualmente el calzado que más me gusta es ese: botas y sandalias. Para mi son las dos estaciones que hay.
Esa canción me gusta, tiene buen ritmillo.

Besos con botas, jaja.

Yeka, así, positiva. Me encanta.
;-)
Besos.

Gata, está vivísimo porque es joven, pero ya sabes, los portugueses tiene esa cosa...esa saudade que todo lo impregna...¡y que es lo que me gusta a mí!,jaja.
Si pinchas en la etiqueta puedes ver otros cuatro poemas. Me extraña que te disgustasen, jaja.

Bicos.

Gata Chopada dijo...

Querida Blue dos puntos
En este preciso instante (no importa qué mañana) el tal Jose Miguel Silva me parece un agonías. Un agonías pueril, además.
Cierto que gracias a tu maestría estilizando posts, sus poemas parecen la revelación de unas runas ancestrales declamada por hadas del bosque. Pero es solo gracias a eso.

Blue dijo...

Jajaja, quieres decir que lo puse guapito y no parece él.
Eres maaaaala...jaja.

David dijo...

¿Morangos es fresas en gallego?
Las esculturas son curiosas.
Están bien (texto y poesía).
Un saludito.

Blue dijo...

David, no, en gallego son amorodos, y morangos en portugués.
Además del texto y la poesía espero que estés tú bien, que andas desaparecido ¿eh?
Un abrazo.

India dijo...

Bueno... se puede ser una montaña de fallos y errores y no de piedra...

Achuchones

Blue dijo...

India, lo más probable, jajaja.
Achuchones!!!

fiorella dijo...

Según dicen los que saben,las piedras,tiene mucha vida,mucha energía acumulada de miles de años...será cuestión de verlas en sus total dimensión. Me gustan las piedras, tienen sus presencia,su saber estar, acompañan. Creo que el poeta, en todo su derecho claro está, estampó un mal día, cierta decepción del mundo. El pataleo es sano, hasta en poesía. Un beso

Mariluz G H dijo...

Vaya, por si no tenía bastante con las piedras (y rocas) de mi playa...

;)

abrazo(s)