domingo, 7 de julio de 2013

"The lovers"




Marina Abramovic y Ulay se conocieron en Amsterdam en 1976. Ella, serbia, hacía una perfomance en la que, con una cuchilla, dibujaba una estrella comunista ensangrentada sobre su vientre.


Él, alemán, nacido el mismo día del año que ella, un 30 de Noviembre, y también dedicado al arte de la performance, observaba.

A partir de ese encuentro formaron pareja sentimental y artística con el nombre de "El otro". Sus trabajos, cargados de simbolismo, siempre tenían como eje central el cuerpo y las relaciones humanas. 




Se abofetearon, gritaron, hicieron chocar sus cuerpos, unieron sus bocas hasta el mareo.


Fueron doce años fructíferos, de una simbiosis perfecta, pero con  épocas muy duras en las que casi no tenían para comer. Parte de ese tiempo, concretamente cinco años,  vivieron en una furgoneta e iban haciendo los trabajos que surgían a cambio de comida, simplemente para sobrevivir.





Agotada la relación, comienzan las infidelidades y una cierta rivalidad a nivel profesional.





Para escenificar su ruptura realizan una última perfomance: The Lovers. Recorren en solitario los 2.500 kilómetros de la Gran Muralla China, cada uno desde un extremo, él desde el desierto de Gobi y ella desde el mar Amarillo, y se despiden en el centro con un abrazo.





A partir de ahí, siguen sus carreras por separado, pero con mucho más éxito para Marina. Según Ulay, por la ambición de ella y la vagancia de él.

Pasan 23 años, y en 2010, el MOMA celebra una retrospectiva de Marina Abramovic, The artist is present. Allí están parte de sus biografías, los vídeos de todas las performances que realizaron y hasta la furgoneta.


A lo largo de los tres meses que duró la exposición, Marina Abramovic permaneció la jornada completa sentada a uno de los lados de una mesa; al otro, una silla esperaba a los visitantes que se quisieran sentar. Se trataba de sostener la mirada, sin prisa y en silencio. Pasaron por la exposición 850.000 personas, muchas de las cuales no dudaron en pasar por el experimento.

Una de esas personas fue Ulay.

Preparado o no, así fue el encuentro:





35 comentarios:

Genín dijo...

Que interesante...
En el último vídeo el Ulay está mucho mas cascado, ella hasta parece rejuvenecida.
Da mucho para pensar...
Besos y salud

Blue dijo...

Genin, no vemos lo mismo, a mi me gusta mucho más él, jaja, ella parece demasiado estirada y siliconada.
Besos y salud.

Temujin dijo...

Me quedo cual politico corrupto con tu comentario, él es más natural...

Blue dijo...

Bueno, también llegaba más fresco. No sé en qué momento de la exposición ocurrió, pero ella estuvo más de 1.000 horas sentada.
;-)
Besos.

Il Gatopando dijo...

Hola, Blue: El encuentro de miradas entre ambos fue el que abrió la exposición. Lo cerró el encuentro con la actual pareja de Abramovic, que fue quien trabajó como comisario durante la preparación y desarrollo de la performance. Todo ello está recogido en detalle en la película: Marina Abramovic: The Artist Is Present.

India dijo...

Sin "querer tener ni idea de nada"... tal vez la mirada de él al final, me muestre mucha más tranquilidad interior... pero es sólo una opinión desde mi mirada en un momento, que es ahora, determinado... tal vez mañana, cuando influyan diferentes factores o los mismos de ora manera, vería distinto...
Achuchones...

Blue dijo...

Gatopando, muchas gracias, sabía de esa película pero no la vi. Lo que sí se ve en el vídeo es que, efectivamente, cuando se encontraron en medio de la muralla él le dijo que había dejado embarazada a esa comisaria.
Un saludo

India, pensé exactamente lo mismo que tú. Me transmite mucho mejor "rollo" él.
Achuchones!!!

Cabrónidas dijo...

Yo creo que Ulay, viniendo al experimento, fue su manera de romper el hielo (si es que había hielo que romper).

Blue dijo...

Cabrónidas, a saber qué queda después de tantos años, pero tenía que estar ya que la exposición también era suya ¿no?
Y después de tanto experimentar con el cuerpo y los sentimientos, queda experimentar con el tiempo.
;-)
Saludos.

mariajesusparadela dijo...

Él, físicamente , es un hombre muy interesante. Pero no me cabe duda de que ella es de las que saben aguantar, permanecer, terquear y revivir.

Darío dijo...

Soy ignorante de esto. Pero debo decir que este arte me resulta conmovedor, estremecedor, y absolutamente nuevo e irrepetible. Quizá como la vida de cada uno. Sobre todo, The artist is present. Aluciné. Un abrazo.

María dijo...

Los comportamientos y las reacciones de los seres humanos son inexplicables, pero... a aparte de la increíble historia de estos artistas o justamente por ella ¿de verdad alguien puede conseguir tal grado de contención al verse después de vivir lo que parece ellos han vivido? ¿una lágrima, agarrarse las manos y adiós?


Buuuufff... esa escena para mi sería absolutamente imposible de interpretar si es de verdad... imposible!


Una entrada impactante por la historia y su desarrollo... graacias BLUE, un besito.

Blue dijo...

Mariajesus, la verdad es que conocía algunas cosas de Marina, pero no muchas. Voy a ver la peli, y a ver si me entero de algo más.
Él es más que interesante, jaja.
Bicos.

Darío, ya ves, otra forma de expresar esa furia que tanto te gusta.
Un abrazo.

María, el adiós no fue tal por lo que vi después. Hubo conversación, como es lógico. Lo digo por esta foto u otras que vi por la red.
La historia también me impactó a mi, aunque el final sea un poco novelada.

Besos.

Blue dijo...

Vera, dejaste un comentario tan "arrepiante" que se vino al mail.
Gracias, a ti por venir con estos calores.
Bicos.

Vera Eikon dijo...

jaja...pues si tengo que repetirlo, no me sale!! Y sí, pola Ría de Arousa está apretando de carallo...bicos(fríos, xeados...)

Blue dijo...

Aprieta y ahoga. Pobres berberechos, jajaja.
Bicos a distancia.

fiorella dijo...

Cierto lenguajes del arte no son muy lo mío,me llegan otras cosas. Pero sin duda que el encuentro,sobretodo él, me impactó cuando lo ví hace un tiempito. El transmite más el pasar del tiempo, la ternura, su mirada...algo así. Un beso

Maia L.B. dijo...

Qué fuerte... totalmente derretida.
Me transmitió muchas cosas ese encuentro. Entre otras: un gran dolor a la pérdida.
Un beso.

Gata Chopada dijo...

Dios mio pero qué entrada más maravillosa!!
He llorado como una Magdalena con "el encuentro". NO sabía absolutamente nada de esta pareja.
Me permitiréis que yo me decante por ella: está muerta de amor por él.

Buf, necesito descansar, me he quedado hecha polvo.
Besuchón azulmarina.

Blue dijo...

¿Ya los conocías, Fio?
Yo sólo a ella, y poco.

Besos.

Maia, el encuentro transmite por lo que sabemos que hay detrás. De todas formas, no sabemos cuanto tiene de verdad. A mi me gusta la performance de la muralla, me parece una metáfora excelente de como puede ser a veces una relación.
Besos.

Gata, tiene que ser el calor, tiene que ser el calor...¿no quedamos en que la romanticona era yo? ¿me quieres quitar el trono?, jajaja.
Si lo que cuentan es cierto (no sé si viste el segundo vídeo) fue él el que la dejó a ella, así que "sí".

Bicos.

Blue dijo...

Maia, ya descargué la película (en realidad, un documental) y tiene buena pinta. El tercer y segundo vídeo son dos fragmentos de ella.
;-)

Frankie dijo...

Deberías descansar por haber escrito tanto en tu propio blog. Estás desconocida, juasjuas ;) Bueno,ignoraba quien era esta gente. Lo de la muralla está curioso,pero lo del ah ah me daba risa.

Y lo del encuentro -preparado o no- es un canto a la tradicional contención emotiva de los pueblos nórdicos. Me cuesta imaginarlo así entre dos actores españoles, jaja

Blue dijo...

Es el calor, Frankie, estoy que ardo, jajaja.

El encuentro...él balbuceó algo, pero no se le entiende.

Besos.

Cheli dijo...

No los conocía, la historia conmueve, pero no tengo claro si es espontanea o no; de todos modos, emociona.

Besos.

Blue dijo...

Cheli, preparado o no, él juega con ventaja porque sabe a donde va.
Besos.

Carmela dijo...

Solo conocía el último video,el del encuentro. Sin duda él es muy atractivo, pero no creo que fuera algo casual el encuentro. Sin embargo, impresiona y emociona.
Un beso, Blue

Blue dijo...

Carmela, de casualidad tuvo poco. Él fue a ver la exposición y cuando tocó se acercó a verla. Falta saber si ella sabía que iba a aparecer. A mi no me parece que se sorprendiera mucho.
Voy a acabar de ver la peli ahora mismo, jaja.
;-)
Besos.

David dijo...

Joder, cuentas esto sin los vídeos y los datos y no me lo creo. Parece un relato o yo qué sé..
Me ha gustado un montón la entrada, Blue. Jo, llevaba un día sin pasar por los blogs y debo decirte que de los que he visitado hoy, esta es la entrada que más me ha llamado (por ahora).
En fin... un abrazo.

Blue dijo...

David, la verdad es que parece una historia muy peliculera, pero ahí está. Estuve viendo la película, que en realidad es como un documental de preparación de la exposición del MOMA, y está muy bien. Tiene momentos muy emotivos, como cuando ella entra en la furgoneta que llevaba tantos años sin ver.
Pero sobre todo me gustaron mucho los personajes y las personas. Los vi bastante auténticos.
Por cierto, los dos vídeos son fragmentos de la película.

Un abrazo.

Yeka dijo...

Esta historia la conocí hace un tiempo, y me vuelve a surgir la misma inquietud: ¿qué y cuántas fibras moverán un encuentro como este, con la historia que puede contener una relación tan intensa como la relatada?
este tipo de expresiones me resultan fascinantes, por lo que comunican y por lo que internamente generan. Besos Blue. (no sé cómo se me había pasado esta entrada!)

Blue dijo...

Yeka, eso es cierto y algo así dicen en la película, que lo que vivieron en esos doce años hay gente que no lo vive en toda la vida.
Será que a las relaciones no hay que ponerles acelerantes, jaja.
Besos.

mónica pía dijo...

Hola! No conocía la historia de Marina y Ulay... te agradezco porque me encantó saber de ellos... reflejan tanta sensibilidad en cada paso que han dado, sobre todo en los que han compartido... y aquel último con el tiempo en sus rostros...

conmovida! un cariño,

Blue dijo...

Las gracias, a tí, Monica, me alegro de que te haya gustado.
Un beso.

marcela dijo...

Blue,llego muy tarde y tengo poco que aportar. Conozco a Ulay y Marina desde hace muchos años.Su relación fue la típica y tópica, se peleaban, se querían, se cuerneaban y mientras, hacían parformances que vistas ahora, eran mucho más radicales que su relación.
Marina es mucho más competitiva y ha llegado porque se ha propuesto. Nada que ver con su idea del arte el de entonces y ahora. Es una artista de éxito que se pasea por todos los lugares de culto de Nueva York, se relaciona con los comisarios que necesita y hace bien.
Ulay parece el perdedor, pero no lo es, está mucho más equilibrado no tiene la presión de éxito y fue a ver a Marina porque ella le requirió y el MoMA lo bendijo.
Amor fou...pero no tanto. Hay algunas cosillas menos épicas.
Un beso, una bellísima entrada.

Blue dijo...

Marcle, tenía ganas de que vinieras porque sabía que sabías más.
Que él parece más equilibrado se le nota en la cara y bien. Y ella parece más torturada, pero quizás las personas ambicionas lo sean en mayor menor grado todas ¿no parece a veces una patología ese deseo de éxito?
Besos, amiga.