lunes, 4 de mayo de 2015

Yo creo



Yo creo que somos un pueblo de plantas,
de otra manera, ¿de dónde sacamos la calma
con que esperamos ser deshojados?
¿De dónde el valor
para empezar a deslizarnos en un tobogán de sueños
tan cerca de la muerte,
con la certeza de que podremos
nacer de nuevo?

Yo creo que somos un pueblo de plantas,
¿Quién ha visto
a un árbol rebelándose?

Ana Blandiana


Mathilde Roussel





30 comentarios:

Rick Forrestal dijo...


Amazing exhibit.

Great pics.

Genín dijo...

No creas, no es el primer árbol que se cabrea y destroza un coche, o mata una persona, o revienta con sus raíces las aceras... :)
Besos y salud

Antonio dijo...

Eso dicen.

Aceptar las cosas como son.

Yo le doy vueltas a la frase.

Suena bien: aceptar las cosas como son.

El alza en la bencina.

La comida tibia.

La chica con relleno.

Puede salir un texto rápido.

Ingenioso incluso, si se hace con cuidado.

Aceptar las cosas como son.

Y claro… luego preguntarnos si sabemos cómo son.

Reflexionar un poco, me refiero.

Sobre la esencia de las cosas y todo eso.

Podemos hasta citar algún filósofo y luego seguir con la lista.

Los celos de la pareja.

La discusión en el trabajo.

La muerte del hámster.

Y es que vamos en alza.

De a poquito… pero en alza.

Y entonces viene la inflexión afectiva.

La curva que nos lleva a la soledad o a alguna otra condición inmediata.

El desamparo, incluso, si se quiere.

Pero claro, decimos… hay que aceptar las cosas como son.

El término de una relación.

La muerte de un cercano.

El silencio de Dios.

Y pretendemos entonces alegar desde nosotros mismos.

Y el egoísmo nos hace llenar los vacíos con nuestras propias necesidades.

¿También hablamos de aceptar aquello…?

Porque no hablamos aquí de hambre, ni injusticia, ni miserias ajenas.

La gente con esas miserias no lee blogs, pensamos.

¿Y entonces…?

¿Aceptar las cosas como son?

Juguemos a eso.

A que es posible, digamos.

Hagamos un texto breve.

Aceptemos incuso que salga mal.

Que diga una verdad y luego se esconda,
como los niños que lanzan piedras.

¿El alza en la bencina?

¿La muerte del hámster?

¿El silencio de Dios?

Tal vez ya no se sepa qué decir.

Piénselo usted como quiera.

Las piedras aceptan.

La tierra acepta.

Puede que hasta los árboles acepten.

Así, vendrá la lluvia
y hasta vendrá el fuego.

Todo será aceptado.

Solo después,
cuando nadie lo espere,
surgirá el grito.


"Ordenar la Bilioteca"

David dijo...

Me ha gustado lo de
¿de donde sacamos la calma con que esperamos ser deshojados?
Y también me ha gustado el comentario (o casi-complemento de la entrada) de Antonio.
Un saludito.

David dijo...

Ah! Ayer justo vi a un par de personas de Xátiva que con lo de las cintas de Rus decían más o menos...
a) Me da igual lo que haya hecho
b) el mejor alcalde que hemos tenido.
¿la calma? Si fuera solo eso... a veces hasta parece que tenemos ganas de ser "deshojados" entre otras cosas. Yo creo más bien que somos un pueblo de imbéciles, pero igual queda menos bonito decirlo así.

Blue dijo...

Thanks, Rick.
;-)

Genin, pero esos nunca caen donde deben caer, jaja.
Besos y salud.

Antonio, me encantó. Con eso haría una entrada bastante mejor que la mía. ¿De quién es?
Besos y gracias.

David, pues yo ese "me da igual lo que haya hecho" no lo entiendo. Y si lo entiendo, entiendo que de alguna manera se ha beneficiado de ello y por eso le da igual.
Me recuerda a un dicho que dice a veces mi padre referido a beber alcohol: "Te perdono el mal que me haces por lo bien que me sabes".
No creo que sea imbecilidad, es interés.
Besos.

David dijo...

Mmm... No sé. En algunos casos será interés como tú dices, en otros, apuesto por la imbecilidad... No menospreciemos la fuerza que mueve el mundo... Ni complots, ni intrigas palaciegas, ni poderes ocultos... Muchas tragedias, crisis y errores mundiales responden a la más absoluta estupidez (incluyendo aquí intereses espurios a costa del mal ajeno) que a otra cosa.
Ese "me da igual lo que haya hecho" responde, como me comentó un amigo, a lo mismo por lo que la gente vota a "su" partido y le sigue como si fuera un equipo de fútbol aunque vaya último en la liga, los jugadores hayan participado en amaños, se droguen ,no vayan a entrenar o lo que quieras...
La gente no se hace de otro equipo, lo que quiere es que su equipo se "regenere", pero sigue siendo hincha del "quequieras" hasta el amargo final y de por vida. El problema es que para mí un equipo deportivo y un partido político no tienen nada que ver. Una cosa puedo entender que sea emotiva, pero la otra tendría que ser algo más "racional", ¿no?

Blue dijo...

¿Racional? ¿Nunca has visto llorar en un mitin? Yo creo que aquí vivimos la política como si se tratara de una religión, y en ese sentido, sí que se parece mucho al fútbol.
Pero es cierto, mucha gente va a muerte con su "equipo", haga lo que haga.

David dijo...

Claro. Eso es lo que pasa. Que la gente llora en los mitines, se emociona con sus candidatos y los ve de un modo emocioanl... Son "hinchas". Y vale, hasta cierto punto, no está mal, pero cuando...bueno, que ya nos entendemos (jaja), así que mejor lo dejo aquí.
Un abrazo.

Blue dijo...

Si sigues vas al infierno por decir palabrotas, jaja.
Un abrazo.

Darío dijo...

Quién sabe cómo es que conjuran y se enojan los árboles...quizá silenciosamente estén haciéndose de un poder insospechado... Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Los árboles...pobrecitos, castigados a no meverse nunca, luchando siempre por arraigar y arrancarle a la tierra la sustancia. Sí, como nosotrso.

Carmela dijo...

Nunca se me hubiera ocurrido esa comparación con las plantas. No sé si estoy muy de acuerdo.
Las fotos me encantan
Besos, Blue.

Il Gatopando dijo...

Sí, somos una especie de plantas que aflora cada año, bien regada y fermentada, en la primavera de los agravios.

Saludos

Blue dijo...

Darío, a ver si va a ser verdad que tienen una vida secreta.
Un abrazo.

Mariajesús, y dándonos fruto y sombra. Somos malos.
Bicos.


Cosas de poetas, Carmela ¿Acaso no estamos un poco "agarrados al piso"?, jaja.
Besos.

Buena frase, Gatopando.
;-)
Saludos.

Temujin dijo...

Yo he visto árboles rebeldes que crecen donde no deben, he visto cuñados que no hablan, o he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia.


Lo de los árboles rebeldes es verdad, les he visto crecer en sitios imposibles...lo del extraño caso del "cuñado silencioso" no me ha pasado...

Un beso

Blue dijo...

¿Replicas, Temujin? Si hace falta se te concede otra vida para que veas esas cosas raras de cuñaos, jaja.

Besos.

Anónimo dijo...

https://youtu.be/biqYdze2-0I?list=PLWq2B1Ae3F9W1-cjfIrnwdsdkWiGsOF6p

Dr.Krapp dijo...

¿Sabías que las plantas reaccionan cuando están sobreexplotadas?
Se ha descubierto que cuando una manada de herbivoros pasa mucho tiempo en una misma zona, la vegetación segrega una sustancia tóxica para apartarlos de allí. Verídico.
Bicos

Blue dijo...

Pues no, ni idea, pero entonces no entiendo como cuando cortan la hierba desprende ese olor tan rico, jaja. Me la comería.
Bicos, Krapp

Lula Fortune dijo...

Pues cuánta razón...un beso.

Frankie dijo...

Yo también me comería toda esa hierba, y descubro con emoción que los dos hemos vivido esta pasión rumiante en secreto, amiga Blue.

Mis recuerdos más felices se remontan a cuando me llevaban del cordel a pastar con toda la borreguería, a un inmenso campo de alfalfa del cual no quedaba luego ni rastro. Me despido con un balido de emoción.
Bee sos.
Frankie Borregan

Blue dijo...

Mmm...veo que te ha estimulado ver tanto verde. No sé cómo no te dediqué esta entrada, jaja.

Como yo soy más de vacas te mando muuuuu-chos besos, Frankie.

Blue dijo...

Besos, Lula, al no tener avatar te salté sin querer.
;-)

fiorella dijo...

Como bien decís,"cosa de poetas". El mundo vegetal no es pasivo, se impone lentamente y muchas veces rapidamente al punto de tapar todo lo que se le pone por delante. Como siempre, un placer tu casa y los comentarios de las visitas. Un beso

Blue dijo...

Y cuando se impone, ruge con fuerza.
Yo me alegro de verte por esta casa, Fio.
Besos.

marcela dijo...

Blue corazón,soy una malqueda y hay veces que no aperezco ni por los sitios que me gustan. Sigo con la voz estropeda, de médicos, con el susto en el cuerpo. Fue un momento que creí que se acababa todo. Estuve seís días en el hospital.
Gracias por tu interés.

Blue dijo...

Marcela, susto y rabia, porque una cosa es tener un accidente y otra cosa eso. Nunca he pasado por algo similar, pero creo que soy capaz de imaginarlo. Bueno, con tiempo se irá pasando todo, el susto y lo otro. Calma.
Un abrazo.

Luis Antonio dijo...

Puestos a ser planta, elijo ser ortiga...
Lo de planta-ovejil no acaba de gustarme.
Saludos, Blue

Blue dijo...

Buena elección, Luis Antonio, jaja.
Saludos.