miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cuando me aburro




A veces cuando me aburro pienso en maneras de morirme. Bueno, no necesariamente cuando me aburro. Esas ideas me vienen a veces. No es pensar en la muerte, sino en maneras concretas de morirse.
Voy por un supermercado lleno de gente un viernes por la tarde, empujando el carrito, y me viene el flash: ¿y si me desplomo aquí mismo, entre toda esta marabunta de compradores, y me muero? Intento imaginar lo que haría esa chica de ahí delante, aquella mujer gorda de allí detrás, el hombre ése calvo y con gafas que examina ahora mismo un tarro de mermelada, alzándolo hacia la luz. Y los niños. Cómo reaccionarían los niños. Pensarían que era una broma, supongo.
Hay tantas maneras de morirse. Están las de siempre: cáncer, infarto, pancreatitis, apéndice rupturado, embolismo pulmonar. Y las de origen traumatológico: accidentes de coche, despeñamientos, caídas del balcón mientras tiendes la ropa, o a causa de una tremenda borrachera. O cortado en pedazos por una máquina de segar. O tragarse un hueso de pollo y asfixiarse. O una herida mal curada. O un berrinche que te hace estallar una vena o te abre definitivamente la úlcera.
Todos nos vamos a morir. ¿Cuándo llegará el temido momento? No lo sé. Podría ocurrir aquí mismo, mientras escribo. O encendiendo una mañana un cigarrillo y abriendo las venecianas para que entre la luz del sol.
Me quedaría tirado probablemente en medio del suelo. Un hilillo de saliva, tal vez, colgándome de la comisura de la boca. Y la colilla, humeando en la alfombra. Creando un círculo negro y chamuscado a su alrededor.

Vela en este entierro. Roger Wolfe  .










48 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

A mi me pasa, como a Bukowski (pero no soy Bukowski)que me imagino muerto. Pero sólo puedo pensar en ojos cerrados y en asfixia adentro de un puto cajón de madera.
A veces pienso que podría morirme en pleno acto sexual, y eso es porque soy un salvaje, claro. Pienso tambien, que horrible sería eso, obviamente, para quien está conmigo, sobre mi o debajo de mi. Sería una experiencia bastante asquerosa, por cierto.
También pienso que podría despertarme muerto, o sea, no despertarme una maña. Y entonces, quien duerme conmigo no tendría un buen amanecer.
A veces pienso en la tristeza de mis hijos cuando muera. Pienso cuanto sufriran y que no habrá otra persona que les de lo que yo les doy. Aunque también suelo pensar que no vale la pena pensar en los muertos, y que seguro, olvidarán rápidamente mi cariño.
Aghhhhhhhhhh...maldita muerte! Aunque quién sabe, quizá hay algo rico del otro lado. Un abrazo.

Ps: Me gusta este texto.

C C RIDER dijo...

A mí me pasa un poco a la inversa y me quedo callado, cuando se comentan las mil y una formas de morir, tontamente o de modo heróico pues me imagino inmortal ante una caida de un rascacielos o perdido en pleno Bronx con la fisionomía de A.Hitler. Bueno, esperemos que no sea, pero se ocurre una ocupación caprichosa esa de la muerte. Cuando incluso durmiendo estamos dando guerra. Un saludo Blue, que usted lo viva bien.

Blue dijo...

Así no hay manera, Cuervo, hasta muriéndonos pensamos siempre en la reacción de los demás.
A mi tampoco me gusta el cajón archivador. Que conste.
Besos.
(Veo que el texto te ha inspirado ;-)

El Joven llamado Cuervo dijo...

Maña: quiere decir mañana no sé en qué idioma indígena (?).
Y la falta de acentos, hace que en este mismo momento quiera estar muerto. Pero no.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Así es la verdad.

TSI-NA-PAH dijo...

Yo pienso en la muerte mucho, pero mucho....demasiado. Es un problema desde la infancia!
un abrazo

Blue dijo...

CC Rider, pues a mí aún me da más miedo la inmortalidad, sobre todos si las agujas siguen girando...
¿Guerra? esa viene "al encuentro", también sin llamarla.
Besos.

Cuervo, por un momento me pareció que resucitaras, ja, ja, y todo por unas letras no escritas y por unos acentos.
;-)

Blue dijo...

Tsi, pues en los niños no es tan raro. Están una buen temporada con eso a vueltas en la cabeza.
Pero aquí estamos...con la música en esta parte, ja, ja.
Un abrazo.

Vera Eikon dijo...

El texto me recordó bastante a mí misma. Pero yo no suelo pensar en muerte por enfermedades, soy más de muertes espectaculares. Cuando estudiaba en Compostela e iba en tren todos los días, solía fantasear con la idea de tirarme al tren. Justo en el momento en el que este va a realizar su parada, y la estación está abarrotada. Solía ver los rostros espantados de la gente al contemplar el estallido de mi cuerpo, y pedacitos de mí lloviendo sobre sus cabezas(bueno, la verdad que no sé si es así como ocurre. Pero cuando fantaseo, lo hago muy espectacularmente..)Pero juro que llegado el momento en el que el tren se acercaba a la estación, tenía que alejarme del andén, porque aunque no tengo un espíritu nada suicida, soy de aquellas a la que un pensamiento se la puede tragar entera, y entonces todo es posible....La verdad es que sí, no podía dejar de reconocerme mientras leía. Bico

Vera Eikon dijo...

Por cierto, ahora recuerdo que el primer poema que escribí hablaba de esto, de una muerte repentina y un tanto ridícula, y me preguntaba si existe realmente el pudor postmorten....

Blue dijo...

Vera, esa muerte espectacular requiere público, ja, ja. Los trenes saben mucho de eso, pero suelen ser muertes silenciosas. ¿Sabes que todavía hoy en Holanda sigue siendo muy común lo de echarse a la vía de un tren?. Es curioso.
Ese poema aún lo puedes resucitar.
;-)
Bicos.

Cheli dijo...

A mi no me preocupa tanto la muerte, cuando tenga que ser sera y ya esta.
Lo que si, casi te diria me atormenta (no quiero exagerar...)es quedar imposibilitada, eso si, me preocupa mas, y ante ello, prefiero la muerte.
Cuando escucho de accidentes y esas cosas, me dan mas pena los que quedan con secuelas importantes que los que mueren.
Un beso.

India dijo...

Como perdí a mi padre siendo muy chiquita, crecí obsesionada con la idea de y si me iba al cole y cuando volviera ya no estaba mi madre, o si salía a jugar y al regresar, mientras yo estaba disfrutando, mi madre moría... pasaba mucho tiempo en silencio, apenas hablaba, pero me hablaba a mí misma, qué sería de mí, cómo haría para no estorbarle a mis hermanos, cómo conseguiría seguir respirando sin la presencia de mi madre... y dolía tanto pensar en ello, Blue... y lloraba por las noches, cuando todos se dormían, y empapaba la almohada y nuca daba explicaciones a nadie de ese silencio y de esa cama mojada, pero me apretaba con tanta fuerza a mi madre y mis hermanos en cuanto los tenía cerca... que ahora, que soy mayor, creo que un poco sabían qué me pasaba por la cabeza... hace 32 años, casi 33 ya, que me dí de bruces con algo que siempre surge, porque mis dos churumbeles también me hablan de la muerte, y se les quiebra la voz y rompen a llorar... con lo que será esa historia personal que se les viene a la cabeza... y yo, finjo que soy mayor, me planto un pedazo de disfraz de seguridad y optimismo que les sirva de apoyo... pero por dentro,... el dolor, ese que sentía y que guardaba como un secreto... permanece... Antes nunca pensé en mi muerte como un problema, hubo momentos en que incluso... enfermizamente surgió como una liberación... pero ahora, me preocupa muchísimo el interior de mis hijos... no quiero que guarden secretos como el que yo tuve, no quiero que ese dolorcillo siquiera los acaricie...
Y hablando de algo precioso... la foto no tiene nombre pero creo que conozco quién la hizo... tiene una firma de ser de Canon que lo flipas, y otra firma de ser... Blue? ;-)
Achuchones guapetísima... perdón por el desparrame jijijijijijijiji

Blue dijo...

Cheli, eso ya es otra cosa, eso es dolor, tortura...no, yo solo pensaba para no aburrirme. Nada serio.
Besos.

Blue dijo...

India, me mataste.
Morí.
Snif.
Gracias.
Besos.
...y achuchones.

Carmela dijo...

Entro y salgo, salgo y entro y no me sale nada de tanto que me desata el texto. Pero ahora entro y después de leer a India sé lo que más me preocupa.
Besos

Blue dijo...

Sí, aquello de decía Amalia Rodríguez en su poema "Al cabo": Morir antes que nuestros hijos.
Carmela, que el otoño está aquí!!!Te lo dije.
De lo que dice India. Los niños antes callábamos nuestros miedos. Ahora creo que no es así. Por suerte.
Besos.

Genín dijo...

Nunca sabremos lo que "piensan" los enfermos de Alzheimer antes de morir, o a lo mejor si, algún día.
En memoria de que hoy es su día, aunque ellos no lo sepan...
Besitos y salud

Blue dijo...

Si, eso vi hoy en las noticias y en la calle. Genín, nosotros blogueamos para tener las neuronas bien engrasadas. Ya verás...
;-)
Besitos...y SALUD.

mariajesusparadela dijo...

¿Puedo firmar el comentario de India? Me quedé sin padre a las siete años (y sin madre, porque un mes después de morir él nació mi hermana la pequeña. Y éramos cinco que cabíamos debajo de un cesto).
Y, es posible que sea enfermizo, pero morir es liberador.

Carmela dijo...

Que te bajes, jajaja, que por aquí sigue "la calor", que si!! deja que el otoño después es muy largo.

De lo que dices de los hijos, que sí, existe la eterna lucha de la eterna lucha entre sobrevivirles o no, porque igual de angustiante es sobrevivirles.
Pero que no decaiga la noche, mejor que llegue cuanto mas tarde mejor y que nos coja sin demasiadas cosas pendientes.
Y si puede ser como dice el Joven, que si que sabe, abajo o arriba!!!
Besos y bicos

Frankie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elintimistasecreto dijo...

Hay formas de morir que son inhumanas, que son una cabronada, que no se las merece nadie. Hay otras que son una crueldad por la juventud o incluso la niñez de los que mueren. Toda muerte, aunque inevitable, es una tragedia. El que sufre, el que se halla deprimido con razón para estasrlo, piensa en la muerte, esto es humano. Lo que me parece insoportable es el que fantasea con la muerte como si fuese una puesta en escena de una obra de teatro.

EMMAGUNST dijo...

Yo solo quiero una muerte digna, al menos digna de recordar. Preferiría explotar como un sapo en una ruta, pero no algo ridículo como que caiga un perro de un balcón sobre mi cabeza. No quiero sufrir, quiero que sea de golpe. Como un infarto masivo y por favor, que nadie intente reanimarme.

babelain dijo...

Curioso texto de Roger Wolfe. No tiene nada que ver conmigo. Casi nunca pienso en la muerte. Solo tengo claro que vamos a morir todos. ¿Cuando? ¡que se apañen!. No voy a perder ni un minuto en pensar en eso; no tengo tiempo, hay muchas cosas que hacer. Solo pienso en la muerte cuando estoy enfermo y esas cosas, pero se me pasa enseguida. Espero que me pille despistado o haciendo el amor bajo las estrellas o tocando algún instrumento al atardecer. Bueno, no pensaré más en ello, que me estoy pasando ya.
Un post curioso.
Saludosssssssssssssss

Blue dijo...

Bueno, Mariajesus, veo que hay historias coincidentes.
Los gallegos siempre convivimos con la muerte sin tapujos ¿O no?

Carmela, noooo, cae la hoja pero todavía hay buena temperatura. El invierno está lejos.
Bicos.

Comentario suprimido, te vi, ja, ja.
Besos.

Intimista, no quería ponerme seria. Claro que hay cosas horrendas, e injustas...pero de eso mejor no hablar. Ya llegará el momento de sufrirlas, si no hay suerte.
Besos.

Emma, aaah, si pudiéramos escoger creo que coindidiríamos todos en muchas cosas.

Babelain, ja, ja, sí, al final ya pensaste en demasiadas posibilidades.
¡Que siga la música!
Saludos.

Jackelyn dijo...

Vaya Imaginacion! Un placer conocerte. Si me lo permites me quedo por aqui a ver que descubro.

Blue dijo...

Gracias, Jackelyn, es tu casa.
;-)

fiorella dijo...

Pienso en muchos sentidos y no me sale un comentario hilado. De todas maneras la muerte no la conocermos, la nuestra, y no la podremos contar. Un abrazo a India y Ma. Jesús....un beso.

Tripi dijo...

Vi no sé dónde que antes de morir hay tres fases:

-Miedo
-Depresión
-Aceptación

Las dos primeras son muy jodidas, pero cuando estás en la última todo se hace fácil.

A mí no me da miedo el hecho de morirme, pero sí desconocer a dónde iré a parar.

Besos, Blue.

Y besos para Fiorella, que hace un montón que no la pillo.

El Mar no Cesa dijo...

Jajaja, que feliz me hace saber que una no es la unica rarita o freak del mundo, jajaja...

Seeeee. Yo a veces también me aburro. Pero entonces me pongo (como tu) a Silvio, o a quien sea para pensar en otra cosa, en lo mismo, o animarme o ponerme mas triste...

Una foto que me ha dado mucho en que pensar: Sobre belleza efimera, desperdiciada, en piedra fria, y en... ok, lo dejo, que divago...

Besos Lady. Como siempre, me ha gustado.

India dijo...

Bueno, MªJesús, pues que nosotros también somos 5! jijijiji aunque yo soy la más peque... y entonces, ambas estaremos de acuerdo en que qué fuerza la de nuestras madres, sí? Yo me lo digo muchas veces... pienso en cómo ella tiró pa'lante de todo, de la casa, de que no nos faltara a ninguno de nada, en trabajar a todas horas sin dejar de estar presente para nosotros... y se me quitan las ganas de autocompadecerme y de quejarme...
Es curioso... que el momento más débil se transforma en algo que nos puede hacer tremendamente fuertes.
Achuchones... Fio, cielo, se te echa de menos, preciosa.

Blue dijo...

Fiorella, no es nada serio. Como tantas veces lo que da miedo es lo que no conocemos...y como en este caso además nadie nos lo puede contar...
;-)
Besos.

Tripi, las dos primeras son jodidas, pero cuando llegas a la última ya lo estas.
No hay de qué preocuparse porque en el infierno van a estar los amigos, ja, ja.
Besos (Ya ves que Fiorella está pero algo ocupada todavía).

Mar, pues no sé si a ti te pasará lo mismo, pero los días que estoy gris no soporto la música alegre.
Esa piedra es gallega...y feitiña, ja, ja.
Besos que no cesan.

India, ¿Ves que casualidades?. Tiene razón Marcela, cuando dice que este país necesita un gobierno de viudas..¡que bien nos iría!
Achuchones!!!

Frankie dijo...

El mamoncete de Roger Wolfe -asumámoslo como hipótesis de trabajo- (oiihh) es tanatófilo. Esta conclusión es inevitable y se sigue de esa delectación, placer y detalle con que relata las posibles formas de estirar la pata.

Incluso hay ciertas connotaciones sexuales en la escena final que recrea este cabroncillo, con ese cigarrillo en la boca, la saliva...puagghh (festín para Freud)

Seguro que de niño relataba matanzas de gatos y ranas a su hermana pequeña. Y le hacía creer a su mami que estaba enfermo. Vaya mórbido de los huevos.

En fin, magnífica forma de despedir el verano, milady, aah, las afectaciones femeninas.

Besos (vivos y regenerantes, mon dieu)

Blue dijo...

Frankie, te olvidaste deliberadamente de la alfombra, esa que sabe todos los pormenores de la historia, ja, ja.
Esto no es nada. Ya te enterarás de como me afecta la caída de la hoja.
;-)
Besos....vivos, claro!!!

El Mar no Cesa dijo...

Si Lady, en efecto, al estado de animo hay que darle lo que pide y es: y si es tristeza, pues eso, nada alegre. Igual, a la inversa.

Jajaja, me da mucha risa el comentario de Frankie, de verdad que Freud fliparia con mucha gente...

Blue dijo...

¿Verdad, Mar?, es que además hay una música para cada momento!!!
Bicos.

fiorella dijo...

No,claro que no es serio...ni me da miedo, lo tuve y mucho,pero pasado pisado. Un beso

Temujin dijo...

Pues yo nunca me planteo la muerte, soy más bien de plantearme la vida, que me aporta suficientes problemas para no pensar en la muerte. Aunque he de reconocer que si me tengo que morir (no lo tengo claro, todavia, jajaja) que sea de accidente, que me caiga un meteorito o que me suicide de 134 puñaladas... no se.. Un beso azul.

Wendy dijo...

Seis días sin fumar y es porque he empezado a pensar en serio sobre mi muerte..mejor no ponerselo tan fácil.
No conociá al escritor, es de un realismo sobrecogedor pero..qué digo, lo veo cada día y lo relativizo, debería de ser más púdica la doña.
Bicos.

Sergio dijo...

Me parece más prometedor e instructivo pensar dónde viajar a ir a vivir, a descubrir, a soñar. Mejor disfrutar de la vida aquí y soñarla, digo yo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

El texto de Wolfe me ha recordado un estupendo cuento de Vila-Matas, sobre una empleada de un museo que fantasea sobre cómo es mejor suicidarse.
Besos, querida Blue.

marcela dijo...

No puedo decir nada del tema, nada pero nada, por eso he esperado tanto a ver si conseguía articular palabra. Pero no.
Besos a todos. India y María Jesús: un abrazo que mitigue un poco los que os faltaron.
El otoño me mata.

Blue dijo...

Fiorella, me gusta eso: pasado pisado (según para qué).
Besos.

Temujin, claro, eso lo pedimos todos, no sufrir. ¿Y dices 134 puñaladas, ja, ja?, claro, con esa armadura ni una bomba!!!
Besos.

Wendy, resiste, aún son pocos días. Ahora no te quejes, que hay viento a favor para quien quiere dejar de fumar.
Besos.

Sergio, hay tiempo pa tó, ja, ja.

Hola, Isabel. Feliz vuelta. es que no es maś que eso, un divertimento. Nada serio.

Marcela, no pasa nada, es la caída de la hoja. Pero vendrán mil primaveras más.
Muchos besos.

India dijo...

Blue dice bien, Marcela... vendrán mil primaveras más... en estaciones y en momentos, a mí me llegaron otros abrazos que mitigaron, y espero que a ti te lleguen los míos también, y que consigan el mismo efecto... un aquí estamos, y ya que estamos, pues que estemos bien, que no? ;-)
Achuchones, gente!

Blue dijo...

India sabe. Aaay, cuando tengas nietecitos, que bien van estar contigo.
Achuchones!!!
...y llueve, pero que no falte el agua!

Wendy dijo...

Resisto como una campeona, recuerdo uan frase tuya, no se si en un post o en algún comentario, tenía que ver con un café y "te fumabas un cigarrillo con el corazón" ¿lo recuerdas?
Besos.

Blue dijo...

Ya no me acordaba, Wendy. Tuve que hacer memoria.
;-)