viernes, 29 de noviembre de 2013

Y ahora...





El presente, el instante mismo en que un hecho ocurre, el hecho en sí, se escabulle entre los pronósticos meteorológicos del día siguiente y las preocupaciones por el hijo de la prima de la nieta de mi vecina que se encuentra con problemas de drogadicción. Otras veces, cuando no tengo nada por lo que amargarme, me pregunto por qué he vivido siempre a destiempo. Eso siempre ha sido así y lo seguirá siendo pero en esos tiempos, entonces, ese día en que Ezequiel cebaba el mate y preparaba el café, mis pensamientos volvían siempre sobre lo mismo: lo que hubiese podido ser y nunca fui. En ese maremoto de ideas escondía el cambio, la necesidad de hacer algo al respecto. En el presente, ese presente que es ahora pasado, era la vida que no era; era la insulsa realidad llena de miserias y preguntas que evitaba y escondía, día tras día, bajo mil excusas.

Y ahora allí estaba, con el mismo hombre de hacía más de cuarenta años, en una casa que ya no sentía como propia, por muy familiar que fuera y aunque mi nombre figurara en el registro de propiedad y allí hubiesen crecido mis hijas. Una casa es la extensión de nuestro cuerpo. Cuenta con los instrumentos que nos ayudan a realizar las tareas que nuestro cuerpo no puede por sí solo. Y, si hasta mi cuerpo parecía estar separado de mí misma, ¿cómo no sentir que la extensión también se alejaba de quien yo fuera? Yo fuera. Afuera. Adentro había poco; casi todo quedaba afuera, distante, extraño. Todo empezaba a ser recuerdos. Quizá la vida fuera eso: la construcción permanente de recuerdos.


"Allí donde el viento espera". Maia Losch.






Felicidades, Maia




.

26 comentarios:

Sonsoles dijo...

Q miedo da tener sólo un camino, es terrible, pero más miedo da tener dos...
En fin, pito pito gorgorito.
Besos

marcela dijo...

Maia, de todos nosotros es la que escribe por pura necesidad. Eso es arte, Y lo cuida, lo trabaja, lo piensa y por eso nos emociona. Besos

Genín dijo...

Si, actualmente creo que mi vida es la construcción permanente de recuerdos...
¿La autora es la Maia que yo creo?
¡Felicitaciones Maia!
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Se llama amistad.
Enhorabuena, Maia.

Blue dijo...

Sonsoles, dos vidas es lo que hace falta.

Besos.

Marcela, pues sí, así es. Además es tan transparente que hace vivir a los demás el proceso. Y ese es un privilegio que hemos tenidos sus amigos.

Besos.

Genín, la misma. Acaba de estrenar su primera novela. En el enlace se puede descargar el primer capítulo.
Construimos y a veces reconstruimos. Nuestra cabeza, nuestra casa.

Besos y salud.


Gracias, Mariajesús.
;-)

David dijo...

Pues felicidades para Maia.

Dr.Krapp dijo...

Sinceramente creo que las justificaciones que nos damos para no vivir en el presente y anclarnos en un pasado recreado o en un futuro que nunca llegará es uno de los males más terribles de esta civilización.
Negra el presente es negar la vida y la realidad para refugiarnos, como tortuga en su concha, en nuestro propio cerebro.
Bicos

Blue dijo...

David, quedan dadas.
¿Y tú? ¿para cuándo una novela tuya?
;-)
Un abrazo.


Dr. Krapp, es un colchón que está ahí, unas veces para salvarnos y otras para ahogarnos, pero peor sería un cerebro sin memoria. Ya ves que no se consuela quien no quiere, jaja.
Bicos.

Frankie dijo...

Yo encima tengo descuento cuando voy a su casa a merendar. Y además de las meriendas con snuffetgl? que prepara, escribe de maravilla sobre el yo perplejo y todo ese tipo de cosas ambiguas, cosas tuyas que sueles redescubrir cuando la lees, qué cosas.

Besos, abrazos y tal.

Darío dijo...

Conozco difusamente a esta Maia, la conozco inconforme, y quizá este párrafo sea ella misma, revolviéndose adentro. Me alegro mucho, me alegro muchísimo. Un abrazo.

Cabrónidas dijo...

El blog se le ha quedado pequeño.:)

Mucha suerte a Maia en su debut como novelista.

Blue dijo...

Frankie, los postres son para la celebración, pero para escribir hay que hacerlo con hambre. Y si no que lo diga ella.Y de paso que te corrija porque creo que no se llamaba así ¿o escribiste con la boca llena?, jaja.

Besos.

Darío, algo de quien escribe debe haber, pero a saber...
Un abrazo.

Cabrónidas, buen punto de vista, jaja. En este caso ella misma dijo muchas veces que el blog le sirvió para ir ensayando con textos pequeños e ir viendo al mismo tiempo la reacción de los lectores.
La novela que te comenté el otro día la fue publicando el autor poco a poco en su blog, y los seguidores íbamos comentando (no desde el punto de vista literario, claro). Nosotros tuvimos el placer de irla siguiendo según se cocía y él de ver nuestras reacciones. Es una herramienta más.
Y ya no digo más, pero hay mucho bloguero con vocación de escritor...¡que se nota!, jaja.
;-)

Saludos.

David dijo...

¿yo?
¿Te parece poco el blog? (jaja)
Apúntate tú una, que escribes muy bien cuando no copias-pegas.

Blue dijo...

Bueno, el blog es un laboratorio, nada más, jaja.
Yo tengo cosas urgentes (y que sé que me salen mejor), y ahora mismo estoy entre hacerme un abrigo o un postre. Algo útil y con posibilidades de éxito.
Jamás podría escribir aunque supiera porque tengo un problema serio: soy incapaz de escribir sobre algo que no sienta, que no me haya ocurrido o que no tenga que ver conmigo aunque sea indirectamente. Y eso, además de aburrido para quien lee o terapéutico para quien escribe, no sirve para mucho más, jaja.

Maia L.B. dijo...

Blue,
Jamás creí que escribir pudiese llegar a hacerme tan bien; a devolverme con creces el esfuerzo del trabajo minucioso y torpe de la búsqueda de palabras con las que mayormente no cuento.Y me hace feliz no sólo el acto en sí mismo -que me ayuda a comprender cosas que de otra manera se me tornan inalcanzables-, sino por el cariño inmenso que me entregan personas que, como tú, saben abrazarme por completo. Muchas gracias... Besos.

Maia L.B. dijo...

Me emocionan. Me honran, me desarman. Gracias a todos.

Cheli dijo...

Felicidades Maia!!

Besos.

Blue dijo...

Bueno, Maia, ya hiciste lo más difícil. Qué menos que darte unos empujoncitos...para que escribas otra, jaja. Lo que te hace feliz a ti, también nos hace a los demás.
Mucho éxito con la criatura.
;-)
Un abrazo.

Carmela dijo...

Leer un libro que te va atrapando línea a línea es de las mejores sensaciones para un lector, pero si además esas líneas las ha escrito alguién a quien quieres y admiras es algo más hermoso aún.
Una entrada que se cuela en el corazón, Blue y se queda ahí alojada.
Felicidades a ambas!!
Y besos.

El Mar No Cesa dijo...

Ahhh! me gustó Ana. Me gustó porque creo que es un poco todas las mujeres. O mejor dicho, todo lo que alguna vez pensamos o sentimos.
Si, mas felicitaciones a Maia y a ti, por compartirlo también feitiña.
Besos!
Mar.

Blue dijo...

Carmela, ejem...que tú ya tienes material para algo, tanto literario como fotográfico ¿eh?

Besos.

Mar, también me ocurrió. Por momentos pensé que esa era yo, jaja.
Gracias, guapiña.
;-)
Besos.

Vera Eikon dijo...

Me recordó a una de las mujeres-casa de una artista gallega llamada Lara Pintos...http://www.larapintos.com/portfolio/mujer-casa-2/ Muchas felicidades y suerte para Maia. Abrazos!

fiorella dijo...

Que puedo agregar, si ya dijeron cosas tan preciosas?. Me sumo a los comentarios anteriores y apuesto el doble,jajajaja. Por muchas novelas más!!!.Un beso

pilar mandl dijo...

Sí, Maia se merece toda la suerte del mundo, pero bastará con empezar a leerla para que la quieran como nosotros, porque lo bueno tiene subir por encima de todo lo demás...

Yeka dijo...

Felicidades a la autora!
He escuchado un par de veces hablar de "una escritura transparente" tal vez a esto se refieren.

Blue dijo...

Muchas gracias a las dos.

Besos.