domingo, 6 de agosto de 2017

Caer



Caer
era entonces un verbo
casi divertido: me caí
de la cama, me caí
de la bicicleta, me
caí del patinete...

Ahora no.

A esta edad,
caer
es otra cosa.

Peor.


Neorrabioso.




ROCÍO MOLINA. Caída del cielo.

10 comentarios:

Genín dijo...

jajaja Que cierto es...
Besos y salud

Carmela dijo...

Como Genín, te digo que qué cierto es, aunque ella se caé magistralmente, parece de goma.
Y me encanta que te dejes caer por tu blog!!
Bicos, Blue

David dijo...

Pues sí. Pero lo de Rocío no son caídas. Es otra cosa.

Y joder, lo de las caídas a ciertas edades y lo que conlleva... me suena de escucharlo por varios sitios... espero no tener que vivirlo.

Un saludito.

Blue dijo...

Genin, y si montáramos en bicicleta también caeríamos, eh?
Besos y salud.

Jajaja, bien dicho, Carmela, me he dejado caer. A ver si no me olvido de todo.
Besos.

Bueno, David, se tira al suelo, jaja. Bah, las caídas con mala suerte son malas a cualquier edad.
;-)
Besos.

Temujin dijo...

Nunca dejes de dar pedales

Saludos

Blue dijo...

Y con las ruedas pinchadas si hace falta, jeje.
Saludos, Temujin.

Doctor Krapp dijo...

Se dice por ahí que lo importante no es caerse si no poder luego levantarse. Hasta en eso lo de la edad es una putada.
Bicos

Blue dijo...

Por favor, Krapp, no lo compliques más, jaja.
Bicos.

Frankie dijo...

Con ese cuerpo la Rocío Molina resultaría muy bien caída en cualquier parte. Lo contrario de ese cuerpo, no obstante, sería un CuerpoEscombro, juasjuas, nuestra Nemesis. Aay, que me caigo de risa. Besos y contento de leerte.

Blue dijo...

Frankie, pues no sé qué te diga, pero a mí me parece que no es muy proporcionada y, además, tiene los pies muy pequeños...y por eso se cae o se lanza, jaja.
Besos. Ya me estabas faltando por aquí, aunque sé que siempre llegas. No sé cómo lo haces, pero llegas. :-)