lunes, 16 de enero de 2012

Moscas



Hay tres temas: el amor, la muerte y las moscas. Desde que el hombre existe, ese sentimiento, ese temor, esas presencias lo han acompañado siempre. Traten otros los dos primeros. Yo me ocupo de las moscas, que son mejores que los hombres, pero no que las mujeres. Hace años tuve la idea de reunir una antología universal de la mosca. La sigo teniendo. Sin embargo, pronto me di cuenta de que era una empresa prácticamente infinita. La mosca invade todas las literaturas y, claro, donde uno pone el ojo encuentra la mosca. No hay verdadero escritor que en su oportunidad no le haya dedicado un poema, una página, un párrafo, una línea; y si eres escritor y no lo has hecho te aconsejo que sigas mi ejemplo y corras a hacerlo; las moscas son Euménides, Erinias; son castigadoras. Son las vengadoras de no sabemos qué; pero tú sabes que alguna vez te han perseguido y, en cuanto lo sabes, que te perseguirán para siempre. Ellas vigilan. Son las vicarias de alguien innombrable, buenísimo o maligno. Te exigen. Te siguen. Te observan.




 Cuando finalmente mueras es probable, y triste, que baste una mosca para llevar quién puede decir a dónde tu pobre alma distraída. Las moscas transportan, heredándose infinitamente la carga, las almas de nuestros muertos, de nuestros antepasados, que así continúan cerca de nosotros, acompañándonos, empeñados en protegernos. Nuestras pequeñas almas transmigran a través de ellas y ellas acumulan sabiduría y conocen todo lo que nosotros no nos atrevemos a conocer. Quizá el último transmisor de nuestra torpe cultura occidental sea el cuerpo de esa mosca, que ha venido reproduciéndose sin enriquecerse a lo largo de los siglos. Y, bien mirada, creo que dijo Milla (autor que por supuesto desconoces pero que gracias a haberse ocupado de la mosca oyes mencionar hoy por primera vez), la mosca no es tan fea como a primera vista parece. Pero es que a primera vista no parece fea, precisamente porque nadie ha visto nunca una mosca a primera vista. A nadie se le ha ocurrido preguntarse si la mosca fue antes o después. En el principio fue la mosca. (Era casi imposible que no apareciera aquí eso de que en el principio fue la mosca o cualquier otra cosa. De esas frases vivimos. Frases mosca que, como los dolores mosca, no significan nada. Las frases perseguidoras de que están llenas nuestros libros.)




 Olvídalo. Es más fácil que una mosca se pare en la nariz del papa que el papa se pare en la nariz  de una mosca. El papa, o el rey o el presidente (el presidente de la república, claro; el presidente de una compañía financiera o comercial o de productos equis es por lo general tan necio que se considera superior a ellas) son incapaces de llamar a su guardia suiza o a su guardia real o a sus guardias presidenciales para exterminar una mosca. Al contrario, son tolerantes y, cuando más, se rascan la nariz. Saben. Y saben que también la mosca sabe y los vigila; saben que lo que en realidad tenemos son moscas de la guarda que nos cuidan a toda hora de caer en pecados auténticos, grandes, para los cuales se necesitan ángeles de la guarda de verdad que de pronto se descuiden y se vuelvan cómplices, como el ángel de la guarda de Hitler, o como el de Jonhson. Pero no hay que hacer caso. Vuelve a las narices. La mosca que se posó en la tuya es descendiente directa de la que se paró en la de Cleopatra. Y una vez más caes en las alusiones retóricas prefabricadas que todo el mundo ha hecho antes. Pues a pesar tuyo haces literatura. La mosca quiere que la envuelvas en esa atmósfera de reyes, papas y emperadores. Y lo logra. Te domina. No puedes hablar de ella sin sentirte inclinado hacia la grandeza. Oh, Melville, tenías que recorrer los mares para instalar al fin esa gran ballena blanca sobre tu escritorio de Pittsfield, Massachussetts, sin darte cuenta de que el Mal revoloteaba desde mucho antes alrededor de tu helado de fresa en las calurosas tardes de niñez y, pasados los años,sobre ti mismo en el crepúsculo te arrancabas uno que otro pelo de la barba dorada leyendo a Cervantes y puliendo tu estilo; y no necesariamente en aquella enormidad informe de huesos y esperma incapaz de hacer mal alguno sino a quien interrumpiera su siesta, como el loquito Ahab, ¿Y Poe y su cuervo? Ridículo. Tú mira la mosca. Observa. Piensa. 







"Las moscas". Augusto Monterroso.

49 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Vaya, tan pocas palabras para un dinosaurio y tantas para una mosca...

Blue dijo...

¿Coooomo? ¿Quen morreu?,ja, ja. Si de alguien hacemos burla es de las moscas muertas.
;-)
Bicos.

c c Rider dijo...

Una mosca acaba de interrumpir su cortejo y se a posado en mi nariz, se frota las alas y me dice que no está nada bien eso de meterse con el capitán Ahab. También me dice que su familia sufrió el destierro en el culo de una vaca así que tendré misericordia y dejaré que prosiga con su cortejo.

EMMAGUNST dijo...

No puedo detenerme en el texto! Las fotos son tan...TAN...TAN alocadas, graciosas!!! ;)

(ya vuelvo!!!)

Blue dijo...

Rider, se nota que no eres un papamoscas, ja, ja. No te has fijado que las moscas van mucho a los ojos de las vacas.
Veo que el comentario entró...por fin.
;-)

Blue dijo...

Emma, a mi me gusta el señor de gafas, ja, ja.

Genín dijo...

¡Odio a las putas moscas!

¡Me pone de los nervios solo acordarme de ellas!

¡Ya empiezo a bramar!

AAAAAaaaaaaaagggggGGGGGggggggg!!!

Besos y salud

Blue dijo...

Genín, algo les darás. Seguro que te las manda el porquiño vietnamita ese que tienes de vecino, ja, ja.
Besos y salud!!!

Antonio dijo...

"Entre la Biblia de Jerusalén y estas moscas que ahora andan ahí volando, prefiero estas moscas. Por 3 razones las prefiero: 1-porque son pútridas y blancas con los ojos azules y lo procrean todo por el aire como riendo, 2-por eso velocísimo de su circunstancia que ya lo sabe todo desde mucho antes del Génesis, 3-por además leer el Mundo como hay que leerlo: de la putrefacción a la ilusión."

Gonzalo Rojas,
Materia de Testamento

Lykke Li
I follow rivers

El Joven llamado Cuervo dijo...

Poco sabía de la importancia de la mosca. No la consideraba sino por su perturbador vuelo en medio de mi cena. El texto es impecable. Un abrazo.

Amy dijo...

well thats just plain MEAN! well at least i am not the LORD! of the FLIES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

LOL! ha!.

India dijo...

En realidad, podría incluso resumirse en que la vida es una palabra; mosca, nada más... puesto que en el amor nos pegamos como moscas y en la muerte, alimentamos a las moscas (entre otras especies)... Todo es negro, cual mosca... todo es fado que no su zumbido... y plafffff! Genín usa el matamoscas... jaaaaajajajjaa
Achuchones!

Blue dijo...

Cuervo, eso es un moscardón...¡ojo!, ja, ja. Que no te impida escribir ¿eh?

Blue dijo...

Hola, Amy...el Señor de las moscas???...empiezo a tener miedooo, ja, ja.

Blue dijo...

India, no me digas ahora que todo es mosca porque me deprimo, ja, ja.
Aquí solo tortuga y sin zumbar...silenciosa.
Achuchones!!!

Blue dijo...

Antonio, gracias, no lo conocía...las moscas de Machado y poco más.
;-)

Tripi dijo...

No sé qué cafre me contó que cazaba moscas, les quitaba las alas y cuando se daba un baño...bueno, supongo que conoces esa historia tan guarra, jajajjá.

Besitos, monada.

c c Rider dijo...

Gracias por excluirme del papamosquismo Blue, y gracias por abrirme los ojos, jeje... no sabía que su lugar habitual en la vaca es la parte delantera y no la trasera... la próxima vez haré oidos sordos a lo que me cuente una mosca

Blue dijo...

No, no sé esa historia pero parece que se refiere a mosquitas muertas de esas, ja, ja. Lo que sí sé, es que hay gente que hace cosas muy raras con ellas: mira esto.
Besos, tipito.

Blue dijo...

Rider, te lo digo yo que pasé horas observándolas. No sé que tienen en los ojos, pero es verdad. También es cierto que hasta allí no les llega el rabo y no las pueden espantar, ja, ja.

Desclasado dijo...

Ay, Blue, qué puntos te dan, jajaja.
Yo de que me he acorado es de cuando voy con el coche por tierras lejanas, se mete una mosca en el coche. Arrancas, haces unas decenas de kilómetros hasta que por fin te deshaces de la escurridiza mosca. Y entonces la tiras del coche. La tiras a un triste exilio, lejos de su hogar, su familia, sus hijos y amigos. Es cruel, joder, se me humedecen los ojos.

Bicomoscas.

Pd: Tripi cochino, ¿tú también lo probaste?

Blue dijo...

No importa, son todas iguales. Encontrará otra mosca a esa distancia y creerá que es su hermana, su novia, su loquesea. Eso sí, seguro que de ti no se olvida, ja, ja.
La cochinada de Tripi también la quiero saber...por si las moscas.
;-)
Bicos.

Desclasado dijo...

Ejem... te mando un mail con la cochinada...

India dijo...

Mucho mail, mucho mail... con lo bonito que es compartir...

Blue dijo...

Espero que no haya que fumigar, ja, ja.

Blue dijo...

Sí, es potito. No te preocupes que si le veo utilidad, comparto, ja, ja. De todo hay que probar en este mundo...cruel.

India dijo...

Es que no imagino qué se puede hacer con una mosca sin alas... y me ha dado agquito hasta escribirlo...

Blue dijo...

India, no salió tu último comentario pero lo leí.
;-)
Acabo de documentarme sobre el tema (ya sabes que en internet está todo) y dicen que también vale un caracol sin concha, ja, ja.

David dijo...

Pues yo no he podido con el texto (sí, ya sé, de Monterroso; creo que lo había leído en alguna recopilación de cuentos que me dejaron, así que da lo mismo).
Las fotos son curiosas, eso sí.
Y más que nada paso a dejarte comentario porque me ha hecho gracia eso de respuestas (que si nadie hace preguntas no sé muy bien... bueno, ya me entiendes).
PD: O está muy escondido, o te faltaba tema musical. Tenías la de U2 (pero esa igual era muy obvia). Pues nada, probemos otra (sólo la he escuchado un poco).
Un saludibbbbbbbbbbbbbzzzzzzzzzzzzto.

Laura dijo...

Yo no puedo ya nombrar al actor Jeff Goldblum de otra manera que no sea como "la mosca",jaja te acordás de esa película?
la de gafas y sombrero está mortal!!!
otra mosca: http://ballotage.cl/wp-content/uploads/2010/04/mouches-197x300.jpg

:D

Gata Chopada dijo...

Este tio se había fumao algo, claro. A mí el texto no me pone nada, pero será cosa mía, no del texto.
Me he partido con lo de los funcionarios y las moscas ¡qué bueno!.
Y a ver esa cochinada en qué consiste ¿tiene que ver con algo de por ahí abajo erótico-festivo? Pues cuenta, cuenta.

Tripi dijo...

Descla, cabrito, yo lo probé con un abejorro de los gordos y el muy cabrón me picó en la punta del cap...jajajaá.

Abrazos.

Il Gatopando dijo...

I am the fly, I am the fly, I am the fly, fying the, flying the ointment.
Wire: I am the fly

Blue dijo...

David, pues aprovechando los cambios de blogguer (los buenos, que un día pondrán publicidad) me apunto a este sistema porque me permite contestar por separado y a cada uno en su sito.
Claro que pensé en una canción, y la de U2 fue la primera que saltó, y zumbidos...busqué de todo. el vídeo está bien, aunque llega un momento que más bien parecen abejas, ja, ja.
Besos.

Blue dijo...

Laura, no se ve el enlace. Y no, no vi esa película.
;-)
Besos.

Blue dijo...

Toma, Gata, pero a nosotras no nos sirve de ná, ja, ja. Nosé si un buen caracol...
Bicos.

Blue dijo...

Tripi, alas y aguijón, ¿o creíste que lo tenía para sorber cubatas???, ja, ja.

Blue dijo...

Buen aporte la canción de Wire, Gatopando. Tomo nota.
;-)

fiorella dijo...

Me gusta el texto dedicado a un bicho poco comprendido y tan importante y tan molesto para algunos. Por lo visto, Tripi y Descla., le han dado otros usos que el simple acto de observar de Monterroso,jajajajaja. Busquen y escuchen El vuelo del moscardón.Un beso

Blue dijo...

Fiorella, defenderse de ella o atacar o..."otros usos", ja, ja.
Besos.

Carmela dijo...

Estoy muy torpe pero no imagino para qué le sirven las moscas sin alas a Tripi..... La del gorrito y gafas es total, jajajaja
Bicos muchos, Blue

Frankie dijo...

Es una exageración, seguramente. Y encima queda harto guarro relatarlo en un blog fino como este, pero ahí va: cierto mancebo, nos relataba en los tiempos de la mili que se estaba aliviando de la presión sexual mediante la típica maniobra en solitario. Le llegaba ya el momento de soltar y descargar el fluido de la vida, y acertó a pasar una mosca por encima, justo en ese momento.

Pues bien, el tipo en cuestión pudo ver claramente a la mosca caer bajo el peso de dicho fluido. Se desconoce si quedó fertilizada con el mismo, pero la gesta es una auténtica epopeya, no cabe duda, tanto para moscas como para humanos.

Besos y perdón por lo anterior. No te mosquees.

Blue dijo...

Carmela, ya se lo expliqué a la Gata ahí detrás. ¿No querrás vídeo, ja, ja?
Bicos...moitos

Blue dijo...

Frankie, nunca se me hubiera ocurrido cazar a una mosca así, pero veo y compruebo que los hombres sois los que los que conseguís doblegarlas a vuestro gusto, ja, ja.
Hasta a blogger se le ha pasado el mosqueo!!!
;-)

Carmela dijo...

jajajaja ya me hago una idea, jajajaja, con las prisas de recorrer las casa amigas cuando pillo el portatil, no lo ví. Y, ummmm, lo del caracol, jajajajaja.....
Bicos.

Blue dijo...

Quieta, quieta, que la baba de caracol es para quitar arrugas, ja, ja.
;-)

Carmela dijo...

Bueno, jajajaja entonces dejemoslo pasear por la cara agggg que asquito jajaja Viva las arrugas sequitas, la arruga es bella!!

Laura dijo...

era otra mosca nomás

Te acordás cuando Bart Simpson se convierte en mosca? ese capítulo se refiere a esa película. besos

ana maría parente dijo...

A la que le fué mal por posarse en su cara fué a la de OBAMA.Este buen hombre para enseñarnos que es listillo la matò en vuelo.